jueves, 14 de agosto de 2008

Cuidados básicos para la embarazada


1.- Consultas

Número de visitas
- En un embarazo normal se practica, en general, una visita al ginecólogo cada 4 semanas, hasta la semana 36. A partir de ese momento, la visita será semanal.
- Algunas circunstancias del embarazo pueden requerir que sea necesario acortar el período entre visitas para hacer un seguimiento más estricto del embarazo. Tu ginecólogo te informará de ello si fuera necesario.
- En las visitas de control semanal del embarazo se determinará el peso, la tensión arterial y un análisis de orina. Se valorará el crecimiento fetal mediante la exploración abdominal y se escuchará el latido fetal.

Número de análisis
- En un embarazo de curso normal, se practica un análisis en cada trimestre, de sangre y orina. - En el primer trimestre, el análisis es muy completo, y permite establecer el estado general de la embarazada, su grupo sanguíneo, las infecciones que ha pasado y que podrían alterar el curso del embarazo, y aquellas que es susceptible de padecer.
- En el segundo trimestre se practica, además del de sangre y orina, una prueba llamada O'Sullivan que determinará si la gestante es susceptible de adquirir una diabetes durante la gestación. En algunas ocasiones tu médico puede indicar practicar este análisis ya en el primer trimestre. Consiste en la determinación de la glucemia tras la administración oral de 50 gramos de glucosa. Si la gestante presenta dificultad para metabolizar los hidratos de carbono, se le hará una segunda prueba llamada "La Curva de glucosa" para saber si realmente tiene una Diabetes Gestacional. Esta segunda prueba consiste en la determinación de la glucemia, tras 1-2 y 3 horas de administrar 100 gramos de glucosa y sólo se practica en las embarazadas con riesgo de padecer una Diabetes en el embarazo.
- En el tercer trimestre se solicita la última analítica que básicamente pretende determinar si las pruebas de coagulación son correctas de cara a la anestesia peridural en el parto. Además se valora también si existe anemia, si se han padecido infecciones potencialmente perjudiciales para el embarazo, y la situación del organismo para afrontar la recta final del embarazo, determinando fundamentalmente la función del hígado y del riñón.

- Entre la semana 35-36 de embarazo se practica además un cultivo vaginal y rectal a todas las embarazadas, que permite saber si existe algún tipo de infección. Si fuera así, en el momento del parto, se administra antibióticos a la madre para proteger al feto de la infección a su paso por el canal del parto.


Ecografías
Durante un embarazo normal se practican tres ecografías.

- La primera, hacia la semana 6-8 de embarazo, permite comprobar la viabilidad del embarazo y datar exactamente el tiempo real de gestación.

- La segunda, hacia la semana 20, permite el estudio morfológico del feto, y puede detectar anomalías congénitas precozmente. Entre estas dos ecografías tu ginecólogo puede practicar una hacia la semana 11 de gestación que permite medir la Sonoluscencia Nucal, un pequeño engrosamiento de la nuca del embrión que establece si existe un alto riesgo de padecer alguna alteración cromosómica o defecto del tubo neural.
- La tercera ecografía, se practica en el tercer trimestre y permite un control del crecimiento fetal.
- Ante cualquier adversidad, puede ser necesaria la práctica de más ecografías. Tu ginecólogo te informará de ello.

Diagnóstico prenatal
- Se aconseja la práctica de un análisis bioquímico llamado Triple Screnning, que permite establecer si la paciente tiene un alto o bajo riesgo de que su feto presente anomalías cromosómicas y/o defectos del tubo neural. Se practica, entre la semana 14-15 de embarazo, una extracción de sangre de la madre en que se determina el valor de determinadas hormonas. Esta prueba tiene una sensibilidad del 65% y permite seleccionar a las pacientes de la población general que tienen un riesgo elevado de presentar alguna de estas anomalías; pero NO es diagnóstica, es decir, no da un resultado seguro respecto a si el feto presenta estas alteraciones.

- Si esta prueba resulta alterada, si los padres presentan antecedentes familiares de alteraciones cromosómicas o defectos congénitos, o si la madre es mayor de 35 años, se recomienda hacer otra prueba de diagnóstico prenatal más agresiva: la amniocentesis. Esta prueba consiste en la extracción de líquido amniótico, que envuelve al bebé, para estudiar las células fetales y poder determinar si el feto es portador de alguna anomalía cromosómica detectable. La fiabilidad de esta prueba es del 99%, pero conlleva algunos riesgos que tu ginecólogo te comentará.


2.- Salud
Alimentación

- El incremento de peso durante el embarazo debe ser de 9 a 11 kilos, o sea, poco más de 1 kilo por mes. Para ello debes aumentar sólo 200-300 kcal/día a tu dieta habitual. Si estás muy delgada cuando te quedas embarazada, posiblemente tu ginecólogo deje que te engordes entre 11 y 13 kg durante todo el embarazo; pero si tienes sobrepeso al inicio de la gestación, probablemente sea más estricto y no permita que aumentes más de 7 a 9 kg de peso.
- Olvídate del tópico de que " la embarazada come por dos". Debes comer proteínas, tanto de origen animal (huevo, carne, pescado, leche) como de origen vegetal (cereales y legumbres). - Procura eliminar o reducir mucho los hidratos de carbono simples que engordan y no proporcionan los elementos nutritivos adecuados (pasteles, chocolate, dulces, bollería), y aumenta los hidratos de carbono complejos o almidones (verduras, arroz, pasta y patatas), que además te proporcionan fibra.
- Las grasas no deben suponer más del 35% de la energía que aportas con la dieta. Reduce el tocino, embutidos, etc.
- Cocina tus platos a la brasa, horno o plancha y evita los guisos, las salsas y los fritos.
- Al final del embarazo es recomendable realizar comidas más frecuentes y menos copiosas. Evita tumbarte después de comer, así tendrás digestiones más ligeras y reducirás la acidez.

Complementos vitamínicos

- No es necesario un suplemento vitamínico si tu dieta es equilibrada. Lo que sí acaba siendo necesario es un suplemento diario de hierro. Los análisis indicarán a tu ginecólogo a partir de qué momento requieres un aporte extra de hierro.

- También es posible que tu ginecólogo te recete un suplemento de ácido fólico, sobre todo durante el primer trimestre del embarazo, para prevenir los defectos del tubo neural en el feto.

- Si tu dieta es rica en leche y/o derivados lácteos (entre ½ y 1 litro de leche o su equivalente en yogur o queso), probablemente no necesites un aporte suplementario de calcio en el embarazo.

Alcohol, tabaco y café
- Es evidente que durante el embarazo debes evitar el consumo de tabaco, beber alcohol y/o tomar drogas.

- Toma máximo una taza de café diaria.
- Durante el embarazo, especialmente en el primer trimestre, debe evitarse cualquier tipo de fármaco. Si precisas un tratamiento determinado, consulta antes a tu tocólogo.

Actividad física
- Puedes desarrollar tu trabajo habitual, siempre y cuando no cause cansancio físico excesivo. - A partir del 8º mes se recomienda disminuir la actividad física.
- Es conveniente realizar ejercicio físico moderado (paseos, natación) y evitar deportes violentos o que produzcan fatiga.

- Evita movimientos bruscos, saltos e impactos corporales.


Prevención de infecciones
- Limita el contacto con gatos y animales domésticos.

- No comas carne ni huevos crudos o poco cocinados, y lava bien frutas y verduras.

- Evita el contacto con enfermos infecciosos en general.


3.- Vida cotidiana
Higiene

- Es recomendable el baño o ducha diarios, aunque en las dos últimas visitas de embarazo, es recomendable ducharse, no bañarse.

- Se recomienda el uso de cremas hidratantes en región abdominal, glúteos y mamas, para evitar las estrías. No obstante, pueden ser ineficaces si aumentas mucho de peso o tu piel tiene poca elasticidad.

- Lávate los dientes después de cada comida, y acude al odontólogo pasado el primer trimestre para detectar precozmente cualquier problema que pudiera complicarse durante el embarazo.

Ropa
- Utiliza ropa cómoda y holgada.

- Usa sujetador.
- Evita calcetines que compriman demasiado y dificulten el retorno venoso, ya que pueden favorecer la aparición de varices. Intenta mover las piernas si tienes que estar de pie, y duerme con los pies elevados para evitar el edema o hinchazón de los tobillos
- Utiliza calzado confortable y evita el zapato totalmente plano y el tacón alto.

Sexualidad
- Si el embarazo cursa con normalidad, no es necesario modificar ni interrumpir los hábitos sexuales.
- El coito no es peligroso para el feto.

- Deben evitarse las relaciones sexuales cuando exista hemorragia, infección genital ó rotura de la bolsa de las aguas.
- Se recomienda evitar las relaciones sexuales las 2-3 semanas últimas de embarazo.


Viajes
- En general, no están contraindicados los viajes durante el embarazo.

- Sin embargo, no es aconsejable realizar viajes a lugares con escasos servicios sanitarios.
- Hacia el final del embarazo deben evitarse los viajes largos.

- Si viajas en coche, haz paradas cada 2 horas y da un paseo corto.
- Usa siempre el cinturón de seguridad, procurando que la cinta inferior quede lo más baja posible, evitando colocarla sobre el abdomen.
- El embarazo no contraindica el viaje en avión. Evita los viajes largos en avión a partir del 7º mes.
- Se desaconsejan bicicletas y motos.


4.- Urgencias
Consulta a tu ginecólogo siempre que tengas:
- Vómitos intensos y persistentes.

- Diarrea.

- Dolor al orinar.

- Dolor de cabeza muy intenso.
- Hemorragia por los genitales.

- Pérdida de líquido por los genitales

- Dolor abdominal intenso o contracciones uterinas dolorosas.
- Fiebre elevada.

Debes localizar URGENTEMENTE a tu ginecólogo si presentas:
- Contracciones uterinas rítmicas, progresivamente más intensas y con frecuencia de mínimo 2 contracciones cada 10 minutos durante al menos 1 hora.
- Pérdida de líquido por vagina (rotura de bolsa)
- Pérdida hemorrágica por vagina. Estas indicaciones que te proponemos te servirán como guía básica, pero ante cualquier duda o problema que pudiera aparecer, no dudes en consultar a tu ginecólogo que es quien, en último término, conoce realmente el desarrollo de tu embarazo.

Dra. Nuria Verdú
Ginecóloga
Centro Médico Teknon

Fuente : Solo Hijos

2 comentarios:

  1. La acidez estomacal durante el embarazo es una situacion comun. Afortunadamente hay remedios naturales para tratar esta condicion de una forma segura y efectiva sin afectar el embarazo o el bebe.

    ResponderEliminar
  2. Hola
    Yo opino que este tema sobre embarazo es muy importante, hace mucho tiempo me encontré con esta pagina www.Mujer.info/ninos , la cual sigo todos los días ya que hay información muy valiosa. Espero que les sirva mi aporte.
    Besos

    ResponderEliminar

Tus comentarios hacen crecer este blog. Muchas gracias.